domingo, 10 de enero de 2016

Hisoria de la Central de Abasto, Ciudad de México

México tiene una larga historia en el comercio, desde sus ciudades prehispánicas cómo Teotihuacán se ha llegado a la conclusión de que además de ser un destacado centro ceremonial fue un importante nodo comercial formando una red a lo largo de Mesoamérica, teniendo importantes vínculos con el Tajín y Cholula. A los comerciantes se les llamaba en náhuatl pochteca e iban intercambiando sus productos en las diferentes localidades. Su dios era Yacatecuhtli, que según sus creencias los cuidaba y les ayudaba a vender mejor. En México han existido grandes tianguis, ferias, romerías, mercados, plazas que han sido el escenario de su comercio y no se puede olvidar al pregonero, que ofrecía sus productos en la calle.

Surgimiento de la necesidad de creación de la Central de Abastos

En lo que fue el antiguo señorío de Iztapalapa fundado por Itzcoatl en 1430 y en lo que fue zona de lago y chinampas, se construiría siglos después, el principal centro de comercio de la cuenca de México. La Central de Abastos es heredera de los grandes mercados como los de Tlatelolco, El Parían, El Volador y La Merced. En el último cuarto del siglo XX se vio la necesidad de crear la Central de Abastos, ante la saturación del mercado de La Merced.
El proceso fue largo, hubo oposiciones, porque se decía que dónde se ubicaría estaría muy lejos del Centro Histórico, que la renta de los locales sería más cara, etc. Sin embargo, la saturación era real y el 17 de abril de 1970 se declaró que la Central se construiría en la antigua zona chinampera de Iztapalapa. Durante varios años se quedó el proyecto en el escritorio hasta que se retomó en 1976, cuando se nombró a la Comisión de Desarrollo Urbano del DF (CODEUR) para que contrajera obligaciones y otorgara licencias y permisos.

Inicio de la construcción de la Central de Abastos

Hasta 1981 se iniciaron los trabajos de construcción dirigidos por la empresa CEDA SA, realizando el proyecto del arquitecto Abraham Zabludovsky a partir de figuras hexagonales. Por fin se inauguró el 22 de noviembre de 1982, por lo que el próximo año cumplirá su treinta aniversario. Se trasladaron los comerciantes de La Merced, éste siguió existiendo pero ya como mercado de zona, ya no como de distribución mayorista.
La primera sección que estuvo abierta fue la de frutas y legumbres, al medio mayoreo y menudeo y la de sólo al mayoreo. Donde se pueden encontrar tomate, jitomate, cebolla, chile, papa, papaya, sandía, naranja, limón, en fin toda la amplia variedad de productos que genera el campo mexicano, para su alimentación lo que le da un hermoso colorido y una mezcla de aromas.

Ampliación de la Central de Abastos

Con el paso del tiempo se fueron abriendo otras secciones como la de abarrotes y víveres; la de envases vacíos, donde se puede comprar cajas de cartón y huacales. Después del temblor de 1985 y ante la saturación del mercado de Jamaica se abrió la sección de flores y hortalizas que fue inaugurada el 15 de agosto de 1988. Se abrió también la sección de aves y cárnicos; la de pescados y mariscos conocida como Nueva Viga.
En 1989 se abrió una agencia del ministerio público y un juzgado cívico para darles mayor seguridad a los compradores. La Central de Abastos cuenta con helipuerto que funciona también como plaza cívica, en donde se realizan honores a la bandera. Las personas que requieren comprar al mayoreo para revender en los mercados locales o la gente que necesita encontrar mejor precio y el más extenso surtido de productos, es la que acude a la Central de Abastos.



Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada